900 408 200 | 965 021 512

Atención 24 h.

Cerrar

Buscar en Meridiano

Empieza a escribir aquí..

Cómo gestionar la ansiedad y miedo

El miedo y la ansiedad son emociones normales que toda persona posee y que forman parte de su sistema de defensa. Esto quiere decir que estamos biológicamente diseñados para sentir miedo y ansiedad y así poder protegernos de las situaciones que son potencialmente amenazantes para nuestra vida.

El miedo está provocado por estímulos peligrosos, que nos hacen temer por nuestra vida. La ansiedad, sin embargo, se produce ante una situación que supone una amenaza para nuestros intereses, nuestro bienestar, nuestra imagen social, etc. Actualmente, con una pandemia que nos impide salir de casa, los sentimientos están a flor de piel y en algunos casos, pueden volverse en nuestra contra. El grado de intensidad de estos sentimientos será el que marque cómo actuar ante ellos, puesto que demasiado miedo nos paralizaría, pero su ausencia nos haría ser imprudentes, por lo que debemos mantenerlo en niveles que nos ayuden, sin ponernos en riesgo.

Ataque de ansiedad

Cuando estos sentimientos son muy intensos, pueden derivar en ataques de pánico o ansiedad. Sus síntomas varían en cada persona, pero hay características comunes en ellos:

  • Miedo abrumador
  • Sensación de estar fuera de control
  • Falta de aire
  • Hiperventilación
  • Latido fuerte o rápido del corazón
  • Sudoración excesiva y “fría”
  • Escalofríos y temblores
  • Debilidad y mareos
  • Hormigueo y entumecimiento de las manos
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de estómago y náuseas

¿Cómo lo controlo?

El impacto de estas situaciones puede afectar en el bienestar personal, las relaciones sociales o incluso en la productividad laboral. Por eso, los profesionales dan algunas pautas para poder sobreponerte:

  • Distracción. Es el primer paso para intentar tener el control sobre el momento. Puede variar desde actividades como cantar, leer, tener una conversación telefónica, escuchar música… Cualquier acción que sirva para despejar tu mente.
  • Respiración diafragmática lenta. La respiración es un mecanismo fisiológico, generalmente automático e involuntario, pero en estos instantes puede verse alterado y acelerado, con hiperventilación. La respiración diafragmática consiste en llevar aire a la parte de debajo de tus pulmones, hinchando un poco el estómago y sin mover el pecho. Este tipo de inhalación deberás practicarla cuando estés tranquilo y siguiendo estos pasos.
  • Autoinstrucciones. Este apartado consiste en frases y mensajes dirigidos a ti mismo para afrontar adecuadamente el pánico y minimizarlo, como por ejemplo recordarte a ti mismo que estas situaciones no pueden producirte ningún daño. Un buen ejercicio sería hacer una serie de notas o tarjetas que puedas leer en cuanto aparezcan los primeros síntomas.
  • Imaginación positiva. La mente puede jugar malas pasadas en este tipo de casos, y aumentar o disminuir tus sensaciones. El problema del pánico es, precisamente, que pensamos que las sensaciones que tememos son algo peligroso e incontrolable. Hay que romper este esquema mental, para poco a poco, hacer desaparecer el problema.
  • Racionalizar los miedos sin evitarlos. Si te esfuerzas en apartar de tu mente una imagen o sensación, esta puede volverse más persistente. La ansiedad generalmente disminuye si dejas de intentar huir de ella y la aceptas, siendo realista y diciéndote a ti mismo: “si tengo estas sensaciones no pasa nada, ya se irán”.

¿Debería consultar a un profesional?

Si tienes alguna duda, los síntomas te sobrepasan o se dan con demasiada frecuencia, no dudes en hablar con tu médico o psicólogo, ya que él sabrá cómo tratarte y ayudarte con diferentes métodos y terapias.

Podrás encontrar algunos consejos sobre la ansiedad y el miedo en nuestras redes, además de en los vídeos de nuestro canal de Youtube, elaborados por las psicólogas especialistas de nuestro equipo.

Publicado en Meridiano Seguros

Noticias relacionadas

Ciberbullying: la versión digital del acoso escolar

El bullying en edades tempranas sigue siendo un problema real. Aunque es cierto que el tiempo de confinamiento por la pandemia del coronavirus ha sido un alivio para muchos niños y jóvenes porque no han tenido que soportar el tormento de este tipo de abuso en su centro educativo, el aumento del tiempo de exposición a las pantallas de móviles y tabletas y el uso de las redes sociales, ha fomentado la aparición de la versión virtual de este tipo de acoso: el ciberacoso.

Déjalo todo atado: 5 cosas que hacer antes de decir adiós

Algún día llegará el adiós, es inevitable, y sin embargo muchas veces no somos conscientes de nuestra propia trascendentalidad. Lo primero que debemos hacer es disfrutar de nuestra vida y de todo lo que nos rodea.

Guía nueva normalidad: Reinventando lo cotidiano

Las circunstancias vividas estos últimos meses (y por supuesto también las actuales) han sido insólitas para todos nosotros.

Vacaciones y Nueva Normalidad

Durante el confinamiento, hemos planificado con ilusión la próxima salida en familia: las vacaciones de verano. Pero ahora que lo tenemos tan cerca, se plantean nuevas dudas: ¿cómo serán las vacaciones en la “Nueva Normalidad”?