900 408 200 | 965 021 512

Atención 24 h.

Cerrar

Buscar en Meridiano

Empieza a escribir aquí..

Cómo proteger a los niños de los efectos nocivos del abuso de la tecnología

El uso excesivo de los medios digitales está asociado a efectos nocivos como la obesidad, afecta a la calidad del sueño, puede generar problemas de atención, limitar la creatividad y generar adicción dado el menor nivel madurativo en los/as niños/as.

El ejecutivo de Google, Daniel Sieberg, acuñó el término de “obesidad digital” en referencia a la sobreexposición de dependencia de las nuevas tecnologías por parte de la población, una dependencia que les puede provocar ansiedad y que, de manera más peligrosa en la infancia, genera problemas en la salud física y mental.

Asimismo, un estudio publicado por una Universidad en Canadá, demostró que el abuso de las pantallas por parte de los más pequeños, tiene consecuencias en su desarrollo, limitando sus habilidades de comunicación, resolución de conflictos y relaciones sociales y de movimiento.

La obesidad infantil puede estar provocada, en parte, por el uso excesivo de la tecnología

Mientras un niño está viendo la televisión, mirando el móvil o usando el ordenador, no está realizando otras actividades como jugar al aire libre, hacer ejercicio físico o realizar actividades con la familia o los amigos. En España, el porcentaje de obesidad infantil alcanza casi al 25% de la población, muy por encima de los países del norte de Europa. El sobrepeso en la infancia supone seguir la tendencia de seguir siendo obesos en la edad adulta, así como el aumento de riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo se puede prevenir el uso excesivo de pantallas en la infancia y adolescencia?

Los expertos plantean algunas soluciones para evitar los riesgos que supone la sobreutilización de la tecnología en menores:

Crea espacios y momentos sin tecnología

Las comidas familiares pueden ser el momento ideal para dejar a un lado las pantallas. Se fomenta la comunicación y se evitan distracciones: apaga la televisión y deja los móviles en otra habitación cuando os sentéis a la mesa.

Usa la tecnología de manera conjunta

Mirad la televisión en familia y comentad lo que está ocurriendo. Fomenta una participación activa de los contenidos que se estén consumiendo también en móviles, ordenadores o tablets. De esta manera no se produce un aislamiento sino que el uso de la tecnología se convierte en una actividad social y más enriquecedora.

Limita las horas de exposición a pantallas

Pacta unas horas de uso diario ante las pantallas. Es recomendable un máximo de dos horas diarias para niños y niñas, mejor, si se limita el número de horas o incluso días en los que se ve la televisión o se accede a internet o videojuegos.

Da ejemplo

Es imprescindible que los límites que se le pongan a los niños, como no usar el móvil en la mesa, también se cumpla por parte de los adultos. Asimismo, fomenta el ocio al aire libre, el deporte u otras actividades saludables fuera del uso de la tecnología. Tú eres el modelo de tus hijos/as.

Evita el uso de las pantallas como “chupete emocional”

Sobre todo en los niños y niñas más pequeñas, en ocasiones los adultos emplean las pantallas para calmar al menor cuando surgen emociones de enfado, comunmente denominadas “rabietas”. En vez de usar la tecnología como calmante, es recomendable comprender y acompañar su frustración, impaciencia o enfado, de manera que les ayude a conocerse, autorregularse y gestionar sus emociones.

Publicado en Meridiano Seguros

Noticias relacionadas

La importancia de lavarse las manos y cómo hacerlo mejor

Un gesto tan sencillo y habitual como lavarnos las manos con agua y jabón nos previene de múltiples enfermedades ya que las manos son una de las vías principales de transmisión de gérmenes. ¿Has contado las veces que te tocas la cara a lo largo del día? Se trata de un acto reflejo del que ni nos damos cuenta, pero lo hacemos decenas de veces durante el día y esto puede hacer que los microbios que se encuentran en nuestras manos, pasen al organismo a través de la boca, nariz u ojos, provocando todo tipo de infecciones.

Patios inclusivos también en tiempos de Covid

El tiempo del recreo, más allá de un paréntesis entre clases, es un espacio de juego y socialización que hay que tener en cuenta también como parte del desarrollo en la infancia, donde la totalidad del alumnado, independientemente de su condición, tiene derecho a disfrutarlo por igual. A partir de esta premisa nace el concepto de patios inclusivos o patios dinámicos, que pueden verse afectados también por las limitaciones provocadas por la COVID-19 y que suponen un nuevo reto a la hora de abordar las horas de ocio en los colegios e institutos para este curso 2020-2021.

Vuelta al trabajo sin estrés

Ante la inminente vuelta al trabajo tras el final de las vacaciones, aquellos que no se sienten seguros o felices en su entorno laboral, experimentan los primeros síntomas del estrés. Este tipo de estrés es diferente al habitual dentro del día a día de nuestro trabajo en el que nos encontramos con cierto nivel de exigencia tanto a nivel físico como psíquico.

¿Cómo será la vuelta al cole en septiembre? Grupos burbuja y otras medidas anti-Covid

La incertidumbre ante la evolución de la pandemia y el hecho de encontrarnos en periodo vacacional, hacen que exista aún cierta incógnita sobre la vuelta al cole en septiembre para el próximo curso 2020-2021.